domingo, 7 de marzo de 2010

Un conto de Pascua, por Carlota, de 4º B


Era ese el día de Pascua y el conejo estaba muy nervioso. Cuando acabó su trabajo se fue a su casa. Unos niños encontraron un huevo, lo cogieron pero... ¡Aaaaaah! Empezó a brillar y lo dejaron caer. Se fueron corriendo y desde entonces no cogieron más huevos.

Al año siguiente, por Pascua, el conejo vio que los niños estaban desanimados. Llamó a un pájaro, que les dio ánimo para coger los huevos de Pascua.
Desde entonces, los niños quieren que llegue la Pascua.

No hay comentarios: